foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
Time school Time schoolTime schoolTime schoolTime schoolTime school

Idasa

Acceso Afiliados

Circulares

Nuestros Afiliados

Trabajo ganador del Segundo lugar del I Concurso de Crónicas Históricas de Puerto Cabello, organizado por la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, abril de 2016.
 
Neruda en Visita en Puerto Cabello
Buscando un mascarón de proa, entre poemas y whiski con coco.
 
Por Guido Libetti
 
Una foto del año 1959, en posesión de Gladys Marín de Brett , donde se puede ver al Periodista Ali Brett Martínez (Corresponsal de El Nacional en Puerto Cabello) en compañía del Poeta Pablo Neruda, y que al dorso tiene escrito: “Tomada en el club El Recreo de Puerto Cabello en la ocasión en que el poeta Pablo Neruda visitó la ciudad en busca de un «mascarón de proa» que usaban los veleros antiguos”, dio pie a la investigación de la visita del poeta Pablo Neruda a la Ciudad Cordial de Venezuela.
Neruda nació en Parral (Chile) el 12 de julio de 1904 y murió en Santiago de Chile el 23 de septiembre de 1973. Este gran poeta chileno fue llamado al nacer Ricardo Eliezer Neftalí Reyes Basoalto. Entre sus múltiples reconocimientos destacan el Premio Nobel de Literatura en 1971 y un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford. Sus obras Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), Residencia en la tierra (1935), Canto general (1950), Los versos del capitán (1952) y Estravagario (1958) marcaban un estilo y su fama se extendía.
Neruda visita a Venezuela en enero del año 1959. Así lo describe de una manera poética en un pequeño texto titulado En viaje de regreso a Chile Abril de 1959: “Descubrí a Venezuela el 23 de enero de 1959, venía yo de australes tierras por la conducta del pacífico, insurgentes espumas, deliciosos pescados. El Reino de Venezuela brillaba a toda luz. El primer hombre que vi me regaló un relámpago. La segunda persona me regalo un arcoíris. Un tercero se me acercó con una garza de fuego, ibis escarlata o corocoro como en estas regiones lo denominan. De una a otra Venezuela era luz”.
Apenas a un año del famoso 23 de enero de 1958, cuando es derrocado el general Marcos Pérez Jiménez y a un mes de las elecciones presidenciales en Venezuela, donde fue electo Rómulo Betancourt. Asimismo, por estas fecha, Pablo Neruda tiene un encuentro en Caracas con Fidel Castro, revolucionario cubano quién para el momento había derrocado el gobierno de Fulgencio Batista. Cuando se dio este encuentro, el recién electo presidente Betancourt se encontraba en Puerto Cabello, inspeccionando las instalaciones de la Marina de Guerra (Base Naval). ”Sospechosa coincidencia” como lo dice el mismo Alí Brett Martínez en su libro “El Porteñazo, historia de una rebelión”. Pero esa es otra historia.
Neruda visitó por un largo tiempo Venezuela. Se lee en muchos libros, revistas y periódicos que estuvo por más de dos meses por nuestras tierras, y en diferentes zonas. A la ciudad de Puerto Cabello arriba en el mes de abril, según cita David Schidlowsky en su obra “Neruda y su tiempo 1950-1973”: “El 2 de abril, Neruda y Matilde dejan Caracas. Se embarcan en La Guaira, durante el viaje Neruda escribe tres poemas. Al hacer escala en Puerto Cabello entrega los poemas al periodista Ali Brett Martínez para su publicación en El Nacional de Caracas. Aguas de Puerto que se llamara ODA A LAS AGUAS DE PUERTO, ADIOS A VENEZUELA, y NOMBRES DE VENEZUELA, más tarde ODA A LOS NOMBRES DE VENEZUELA,  serán parte con modificaciones de su libro NAVEGACIONES Y REGRESOS. Interesante para una reconstrucción de la creación de los libros del poeta es que este último poema que había sido pasado a máquina por Matilde durante el viaje, es corregido en el Puerto. Neruda le pide a Brett Martínez el nombre de un Pueblo Venezolano de dos sílabas. Así sustituye Neruda “Tupi” por “Coro” en el último párrafo de “Nombres de Venezuela”. El original era: En Chiriguare, en Guay, en Urucure/ en Moroturo en Bucarai,en Tupi,/ en todas las regiones /de Venezuela desgranada/no recogí sino este/ este tesoro/las semillas ardientes de esos nombres/ que sembraré en la tierra mía, lejos.” La estrofa modificada queda así: En Chiriguare, en Guay, en Urucure/ en Moroturo en Bucarai, en Coro,/ en todas las regiones…El Poema es  entonces mecanografiado por la secretaria de la Aduana del Puerto, Gladys Marín López.”
Este encuentro pudo darse perfectamente en el Club El Recreo, uno de los clubes más antiguos y famosos de Puerto Cabello, como bien comentó el investigador José Alfredo Sabatino en una columna de un periódico regional : “El Club El Recreo Fundado el 16 de agosto de 1852 reunió en su seno lo más granado de una sociedad suma de muchas culturas y de duro trabajar…No hubo personalidad que visitara la ciudad sin que hiciera parada obligada en ese centro social, dejando constancia de su impresión en el libro de visitas…”  Contaba el Club El Recreo con un poco más de 100 años cuando Neruda lo visitó. El poeta observando desde el balcón, quedó prendado del mar porteño, que enamora a muchos.
Aunque Neruda tenía un encantamiento particular hacia el mar en general, del cual escribe en uno de sus poemas: Necesito del mar porque me enseña/ no sé si aprendo música o conciencia/ no sé si es ola sola o ser profundo/ o sólo ronca voz o deslumbrante  /suposición de peces y navíos.
El periodista Alí Brett en un escrito mecanografiado que habla del poeta decía: “Neruda amaba el mar con la misma pasión con que escribía sus versos, entre sus escritos de su época romántica sobresale Farewell, precisamente por aquello de <<amo al mar de los marineros/ que besan y se van. Dejan una promesa/no vuelven nunca más>>. Marineros de toda américa, y no marineros también, comunicaron su amor a sus novias con estos versos con sabor de ausencia, de viaje sin regreso. Cuando Neruda estuvo en Venezuela, compuso entre La Guaira y Puerto Cabello, a bordo del Vapor Orinoco, de la Jonson Line que lo llevó a Chile, el poema AGUAS DE PUERTO, dice el poema en su primera parte: “Nada del mar flota en los puertos/ Sino cajones rotos, /Desvalidos sombreros /Y fruta fallecida /Desde arriba /Las grandes aves negras /Inmóviles, aguardan”. Me exigió le hiciera pasar en limpio lo escrito porque su máquina no marcaba la Q. Gladys Marín mecanografió tres poemas para enviarlos a El Nacional: Adiós a Venezuela, Aguas de Puerto y Los Nombres de Venezuela…”
Su vida estaría enmarcada en lo que él ha llamado un marinero de papel, su amor profundo por el mar le lleva a vivir muy cerca de este, coleccionar todo lo referente a barcos, timones, campanas, botellas y mascarones de proa. Y esta será una de las razones de su visita a la ciudad de Puerto Cabello, el principal Puerto de Venezuela y con muchas historias de barcos antiguos.
A propósito de su afición por el mascarón de proa, que consideró podía conseguir aquí para llevarla con él a casa; comenta la Artista Argentina Graciela Bello, en su visita a la Casa de Neruda en Isla Negra: “Una mención aparte merecen los mascarones de proa: figuras decorativas, talladas en madera, ornamentadas o  pintadas, que identificaban a los galeones del siglo XVI al XIX. Fueron desapareciendo con los buques de acero de la primera guerra mundial. Estas figuras femeninas abandonadas en algún puerto, eran redescubiertas por el poeta, que las llevaba a su casa como esculturas y las bautizaba. Este grupo de figuras otorga a la casa un aspecto teatral, escenográfico, sobrecogedor. Adora vivir rodeado de estas mujeres, que nacieron de los árboles, tomaron forma y surcaron los mares.”
Las dudas vienen y van, con preguntas que alguien debe responder. Logramos hacer contacto y tener comunicación con una de las testigos más fieles de estos encuentros, la misma, que un día de aquel año 1959, mecanografió poemas del poeta Neruda, con sus propias manos: La señora Gladys Marín de Brett.
“Nací en Puerto Cumarebo. Viví en Puerto Cabello 19 años. Mi primer trabajo fue Of. N.D.Dao, luego el INOS (Instituto Nacional de Obras Sanitarias) y luego en la Aduana donde trabajé por 14 años hasta que en el 62 conseguí mi transferencia para el Ministerio, ahora soy jubilada. En el Puerto estudié Secretariado- aunque ya era mecanógrafa- .Después que enviudé volví a trabajar y lo hice con dos muy buenas abogadas, una era también Intérprete Público en portugués, español y viceversa y también trabajé con el cineasta Daniel Oropeza.” -Continúa- “Cuando el Poeta Pablo Neruda, estuvo en Puerto Cabello en el año 1959, Alí Brett y yo éramos novios, por ese motivo aparezco en algunos escritos, en ese entonces yo era Secretaría en la Aduana de Puerto Cabello y ante la urgencia de Alí de transcribir algunos poemas de Neruda, es que hago presencia en esta historia. Para mí, Neruda era uno de los más grandes poetas, me sentí orgullosa, nunca me imaginé que mis manos que todos los días estaban sobre un teclado, estarían destinadas a copiar poemas del que más tarde fuera Premio Nobel.  Pero ese año yo no conocí al poeta, fue en el año siguiente, en 1960, cuando de paso por la ciudad, en un viaje, que hacía  a  La Habana Cuba a bautizar un libro <<Canción de Gesta>> dedicado a Fidel Castro, lo conocí en una playa cerca de la que llamaban El Country donde estábamos un domingo y llegaron buscando a Alí. A mí siempre me gustó leer poesía y ya había leído muchos de sus poemas y llegar a conocerlo, estrechar su mano, ha sido para mí algo que me llena de orgullo. Una dedicatoria en una tarjeta con mi nombre y su firma me acompañan siempre, en recuerdo de aquel encuentro. Con respecto al mascarón de proa antiguo, que era una de las pasiones del poeta, no encontró alguno aquí en la ciudad. Alí estuvo allí, sí, en el Club El Recreo, con él, conversaron mucho de la literatura venezolana, en la foto Alí le está regalando  al Poeta, la novela «Cumboto» de Ramón Díaz Sánchez, la cual fue obsequiada al autor del «Canto General» por el abogado porteño Aníbal Dao”.
En un borrador de Alí Brett sobre la visita de Neruda a Puerto Cabello, el periodista señala que en un ejemplar que contenían las palabras dichas por Neruda, en la sesión solemne del 4 de febrero de 1959 en el Consejo Municipal de Caracas, escribió el poeta: “Para Gladys cuyas manos conocen más que nadie de mis poemas” y en otro de los libros anotó: “Para Alí, añejo amigo de pasión y de agua de coco”. A Neruda le gustó mucho el güisqui con agua de coco, cuando se había tomado tres güisquis, Matilde, su mujer y excelente secretaría, le recordó que no debía tomar más. El respondió a la observación; déjame tomarme aunque sea cuatro, porque a lo mejor no vuelvo a tener el deleite de saborear la maravillosa agua de coco”.
¿Y el mascarón de proa, por fin?
En un reportaje del referido periodista y amigo de Neruda sobre la visita de este a tierras porteñas, escribe: Neruda desde una hamaca sombreada por los cocoteros de la hermosa Hacienda Santa Rosa convertida para entonces en el Bar Restaurante Puerto Cabello Country Club se mecía y repetía: “Al fin el amigo Alí hizo que yo localizara el mascarón de proa que he buscado por todos los puertos de América con el fin de llevarlo a Isla Negra”.  Yo Había publicado una nota en la página de arte de El Nacional bajo el título “Neruda se llevará la proa de un viejo velero como recuerdo de Venezuela” iba ilustrada con una fotografía, la información, pero en la misma lo que aparecía no era otra cosa que el bauprés de una vieja balandra. Quizás sería el cascarón de La Robertina, aquella goleta que nos llevaba a los puertos de Falcón, cosas que parecían de un mundo maravilloso. Todo quedó aclarado al llegar al sitio donde yo imaginaba que estaba el mascarón de proa. La tan solicitada pieza, no existía. Yo tuve que cargar en mí el lastre de ignorancia, pero supe y aprendí que lo de ser  “veterano periodista” no se consigue escribiendo noticias intranscendentes, mediocres y rutinarias”.
También se conoce que el poeta Pablo Neruda visitó Puerto Cabello nuevamente en el año 60, recorrió otros sitios de la ciudad, encontró a sus amigos del Puerto y nacieron otras historias.
Gracias Pablo, Alí y Gladys…
 
 
FUENTES:
En viaje de regreso a Chile/Pablo Neruda. 1959
Imagen. Alí Brett y Pablo Neruda/1959/ Propiedad de Gladys Marin de Brett.
Pablo Neruda: escritor, literato y poeta. Caracas, 22-01-1959 (ARCHIVO DE REDACCIÓN)  Archivo El Nacional
Neruda y su tiempo 1950/1973. David Schidlowsky/pag 1008 y 1009.
http://www.poemas-del-alma.com/pablo-neruda.htm#ixzz40oCDgwi2
Una visita a Isla Negra: la casa del poeta chileno Pablo Neruda.Graciela Bellowww.ellibrepensador.com
Alí Brett Martínez en su libro “El Porteñazo Historia de una rebelión”.
http://www.el-carabobeno.com/articulo/articulo/89731/jos-sabatino--academia-de-la-historia-de-venezuela#sthash.8yghGk9p.dpuf-
Borrador/Documento Privado de Alí Brett martinez, sobre Pablo Neruda en Puerto Cabello. /Propiedad de Gladys Marín de Brett/1960
Entrevista a la Señora Gladys Marín de Brett/2016

Ediciones Revista Puerto

Lee aquí las ediciones de nuestra Revista PUERTO

 

Publicidad

Copyright © 2019 - Cámara de Comercio de Puerto Cabello - Derechos Reservados.